Los golpes hieren más que las palabras, pero las palabras marcan por siempre.